Si algo no te gusta... VE Y CÁMBIALO

Parece sencillo ¿verdad? Sólo tienes que intentar cambiar las cosas que no te gustan... Pero en ocasiones la vida nos plantea situaciones que a priori rechazamos, y que si las analizamos detenidamente tienen muchas ventajas.

Por eso te planteo que pongas en práctica el siguiente ejercicio de reflexión cuando tengas algún problema que resolver.



1. Listado de Pros y Contras: algo que siempre nos han dicho, hemos oído... ¿Pero cuántas veces nos hemos sentado de verdad con un papel y un lápiz a hacerlo?

Os animo de corazón a ser honestos y plantear todas las ventajas y desventajas ante los problemas, porque yo misma me he sorprendido recientemente haciéndolo. Os contaré mi historia:

Hace unos meses me reincorporé a mi puesto de trabajo tras disfrutar de una baja maternal. Al llegar me que encontré que todo había cambiado; había personas nuevas, otras que ya no estaban, procedimientos diferentes... Y ya no tenía mi puesto de trabajo sino que se me presentaban otras opciones. Incluso una de las posibilidades significaba bajar de categoría profesional, y por tanto cobrar un poco menos de salario. 
De primeras puedes llegar y deprimirte, puede que no sea lo que esperabas.
Pero hice la lista y me fijé que en el fondo tenía mucho que ganar.
Os enseño mi lista para que lo podáis comprobar:





2. Valora todo lo positivo: en mi caso se ve claramente que la nueva situación que la vida me planteaba me traía muchas ventajas que en un principio no supe valorar.
Al final acepté el nuevo puesto de trabajo de buen agrado, con mi nueva categoría. Y ahora que han pasado los meses pienso que he hecho lo correcto porque estoy aprendiendo y disfrutando de esta nueva etapa profesional.

Pero si tu lista de Pros es menor que la de Contras sí deberás cambiar, buscar una solución. Para ello te muestro varios pasos a seguir:

3. Olvida la queja: ya que genera negatividad, te cierra a ver alternativas nuevas y te quita demasiada energía. Si ves que estás manos a la obras y no consigues resultados nuevos quizá necesites un poco de paciencia.
Eso sí, recuerda que para conseguir resultados diferentes hay que hacer cosas distintas.

4. Idea un plan de acción: una vez echa tu lista te recomiendo que sigas sentado con tu papel y tu boli y redactes varios pasos a seguir para conseguir tu meta. Debes ponerte deberes, claro que sí. Porque una cosa es atraer lo que deseas y otra es dejar que todo llegue sólo.
Diseña los pasos a seguir, realiza un esquema o planifica la semana con pequeñas tareas que vayan llevándote al punto que quieres. Y ponte pequeños retos. Por ejemplo: si lo que buscas es conseguir trabajo ponte el objetivo de entregar tres curriculums como mínimo a la semana.
Yo siempre apuesto por tener un único plan, si abres muchos frentes puedes perderte por el camino.
Siempre me acuerdo de una frase que dijo Will Smith hablando en una entrevista sobre la ley de la atracción: <<no tengas un plan B porque eso implica que crees que el plan A no va a funcionar>>.

4. Ponte a ello: sigue las intrucciones que te has marcado como un guía pero sin olvidarte que en el camino irás aprendiendo más cosas y tendrás más pautas. Cada paso te llevará a otro y así lograrás conseguir mucho más de lo que te propusiste inicialmente. Trabaja en lo que te has marcado con todas tus energías dejando que entre lo nuevo.

5. Evalúa los resultados: cada cierto tiempo tendrás que sentarte de nuevo a valorar que las acciones que te has marcado estén dando sus frutos y de no ser así, fijarte nuevos "deberes".



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada